El mundo del Quijote y el Vino

Hoy en el blog de Gourness hablamos sobre el maravilloso mundo del Quijote y su relación con el vino.

El vino y el quijote
Picasso, Don Quijote

Si Don Quijote salió de su aldea al alba buscando aventuras, gigantes, molinos, malandrines, ¿cómo no se iba a encontrar con el vino, el néctar de la uva, uno de los frutos singulares de la Mancha?

En 43 ocasiones aparece el vino en el peregrinaje quijotesco y en situaciones muy diversas como entre los pastores, las bodas de Camacho, como bálsamo medicinal tras ser apaleado, etc… Y por supuesto, a lo largo de la obra queda bien patenta la afición de Sancho, su fiel escudero, al dios Baco. E igualmente son muy dignos de tener en cuenta los consejos, siempre ponderados de Don Quijote a Sancho, al ser nombrado gobernador de la ínsula de Barataria que hacen referencia al vino.

Pero vayamos desgranado algunos de estos pasajes de la obra inmortal de Cervantes. Aún no había comenzado sus aventuras caballerescas y las desgracias no habían sido muy numerosas cuando …

“Mas sucedióles otra desgracia, que Sancho tuvo por la peor de todas, y fue que no tenían vino para beber”. Cap. XIX, Parte 1ra.

Una vez en la venta y antes de iniciar una nueva salida aventurera, este es el breve fragmento que dice textualmente:

“Y al acabar de decir esto y el comenzar a beber todo fue uno; mas como al primer trago vio que era agua, no quiso pasar adelante, y rogó a Maritormes que se le trujese de vino, y así lo hizo ella de muy buena voluntad …”. Cap. XVII, Parte 1ra.

Y en la sabrosa plática que la Duquesa y sus doncellas tuvieron con Sancho, he aquí una hermosa conclusión:

“En verdad, señora – respondió Sancho -, que en mi vida he bebido de malicia; con sed bien podría, ser, porque no tengo nada de hipócrita;  bebo cuando tenga gana, y cuando me lo dan, por no parecer o melindroso o mal criado; que a un brindis de un amigo, ¿qué corazón ha de haber tan de mármol, que no haga la razón? Pero aunque las calzo, no las ensucio; cuanto más que los caballeros andantes casi de ordinario beben agua, porque siempre andan por florestas, salvas y prados, montañas y risco, sin hallar una misericordia de vino, si dan por ella un ojo”. Cap. XXXIII, Parte 2da.

Muy dignos de tenerse en cuenta en todos los aspectos son los sabios, ponderados y llenos de buen sentido consejos de D. Quijote a Sancho, aunque nosotros vamos hacer únicamente referencia a los relativos al vino:

“Se templado en el beber, considerando que el vino demasiado ni guarda secreto, ni cumple palabra”. Cap XLIII, Parte 2da.

En el coloquio entre los dos escuderos – en la aventura del Caballero del Bosque – encontramos el mayor elogio que Cervantes hace del vino, como queda patente en este texto:

“Y diciendo esto, se la puso en la manos a Sancho – se refiere a la bota de vino – ; el cual. empinándola, puesta a la boca estuvo mirando las estrellas un cuerto de hora y en acabando de beber, dejó caer la cabeza a un lado y dando un gran suspiro dijo:

– ¡Oh hideputa. bellaco y como es católico!

– ¿Veis ahí – dijo el del Bosque en oyendo el hideputa de Sancho – como habéis alabado este vino llamándole hideputa? Cap. XIII, Parte 2da

Más textos podríamos citar en esta pequeña reseña e igualmente podríamos citar otras obras de Cervantes donde hay pasajes alusivos al vino, pero siguiendo el consejo del poeta concluimos con su pensamiento:

“No ames decirlo todo, deja una luz entre dos sombras para la sugenrencia”.

Finalmente te invitamos a subscribirte a nuestra newsletter para estar informado sobre los últimos post que se vayan publicando.

.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here