La carta de vinos es un listado donde se recoge toda la oferta de bebidas que ofrece un establecimiento de restauración. Es por tanto, igual que la carta de la comida, la tarjeta de visita de la bodega que el restaurante ofrece al cliente. Su diseño y la selección de vinos que forman parte de ella, son funciones del Sumiller, Maestresala o persona responsable.

Factores a tener en cuenta

La ubicación del restaurante: Si está ubicado en zonas productoras de vino, la selección de vinos de la propia zona debe ser amplia para satisfacer a clientes foráneos y locales.

  • La carta de vinos ha de contener variedad de vinos, de distintas tipologías y orígenes.
  • La selección de vinos se ha de realizar teniendo en cuenta la oferta gastronómica.
  • La carta de vinos ha de reflejar la ambición y aspiraciones del restaurante, la inclusión de una selección de vinos selectos y de prestigio dan categoría al establecimiento.
  • La carta de vinos sirve para vender aquello que el profesional considere oportuno
  • La carta tiene que ser fácilmente reemplazable para que la introducción de cambios de añada y nuevos vinos no sea complicada.
  • Los vinos se deben rotar, y su rotación se facilita, entre otras técnicas, mediante ofertas y la venta de vinos por copas.
  • Los vinos se deben presentar al menos con los siguientes datos:
  1. O. o zona de producción
  2. Nombre del vino y de la bodega
  3. Tipo de vino
  4. Añada
  5. Variedades
  6. Precio por copa y botella
  • Algunos establecimientos ofrecen en la carta de vinos una fotografía de la etiqueta y/o unas notas de cata.

Estructura de la carta de vinos

la carta de vinos debe establecer una subdivisión clara y racional, pudiéndose estructurar de distintas formas. Veamos algunos ejemplos:Por tipo de vino: blanco, rosado, tinto, espumoso, postre o generoso, y dentro de cada tipo por D.O. y procedencia, extranjera o nacional.

  • Por D.O. O zona de producción y dentro de ellas:
  1. Vinos blancos, rosados y tintos nacionales
  2. Vinos espumosos
  3. Vinos de postre y generosos
  4. Vinos extranjeros

Dentro de cada apartado, los vinos se pueden colocar de más joven a más envejecido, es decir por el valor de las añadas, o bien optar por una carta en la que se organicen los vinos por cepas de origen, por orden alfabético, por añadas o por precios, manteniendo la subdivisión inicial de los distintos tipos de vinos: espumosos, blancos, rosados y tintos.

Las aguas y licores se colocan en lugar distinto de la carta que los vinos. Los licores se ponen aparte para que el cliente sepa de su existencia y conozca el precio y el de los combinados.

Es aconsejable revisar la carta de vinos un par de veces al año, coincidiendo con el inicio de la primavera y el otoño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here