Vino Habla Rita

Vino Habla Rita

23,90 €

Añada: 2019
D.O.: Provence (Francia)
Variedad: Syrah, Garnacha

  • Cupón 5€ para 1er pedido. Compras superiores a 60€. Cupón:  
     #bienvenida# Cupón 5€ para 1er pedido. Compras superiores a 60€. Cupón: #bienvenida#
  • Gastos de envío: 5,95€.  GRATIS pedidos superiores a 120€ Gastos de envío: 5,95€. GRATIS pedidos superiores a 120€
  • Entrega estimada: 1 día - 3 días Entrega estimada: 1 día - 3 días

Descripción

Vino Rita Habla es un vino rosado que forma parte del proyecto de bodegas Habla elaborado buscando la máxima expresión de las variedades Syrah y Garnacha de viñedos ubicados en la Provence – Francia. Inspirado en la figura Rita Hayworth, es un vino de marcada personalidad, atractivo y elegante. Un vino de edición limitada para disfrutar de esos momentos únicos que nos da la vida.

Detalles del producto

Opiniones

Ficha Técnica

Bodega Bodegas Habla
Formato 0,75 l.
Grado alcohólico 13%
Suelo Suelo de pizarra.
Variedades Syrah y Garnacha.

Cata

Vista Color rosado con toques fucsia.
Nariz En nariz se aprecia la frescura y el intenso carácter del pomelo con matices muy sutiles de frutas rojas del bosque.
Boca En boca se presenta suave, redondo y delicado,, con un final largo y lleno de matices.
Grado alcohólico 13%
Maridaje Perfecto maridaje con aperitivos, ensaladas de pasta, quesos tipo emmental o pescados asados.
Temperatura de servicio 8-10ºC
Capacidad 0,75 l.

La Bodega

Bodegas Habla

Bodega Habla es una bodega vanguardista que se encuentra situada en la localidad de Trujillo en Extremadura siendo su nombre Habla, un homenaje al arte. La Esencia  de los vinos habla se encuentra en la finca de 200 hectáreas  de suelos de tierra difícil y poco fértil donde predomina la pizarra que obliga a las cepas a dar lo mejor de sí mismas obteniendo como resultado vinos únicos, vinos de alta costura.

Encontramos tanto variedades autóctonas como la Tempranillo como las foráneas Petit Verdot, Cabernet Sauvignon y la Syrah  que junto a un microclima único donde predominan las oscilaciones térmicas entre la noche y el día consiguen sacar la máxima expresividad a cada una de ellas