Con esa sabiduría y perspicacia que contienen todos los refranes – capsulas inmortales del pensamiento popular que corren de boca en boca y de norte a sur de nuestra península – hay uno que reza así: “Si el mar fuera vino todo el mundo sería marinero”. Ello equivale a afirmar que este jugo de la vid tiene la admiración, la adición y el disfrute de todo el mundo, aunque con mayor incidencia en los países donde este fruto otoñales como el pan nuestro de cada día.

Sin embargo ante este atractivo y como no podía faltar, tenemos a los grandes escritores que nos han marcado ciertas pautas y medidas de moderación ante el consumo de este licor tan apetecido. Por ejemplo, Eramus de Rotterdam afirmaba: “El vino no daña, pero el que bebe sin moderación se daña a si mismo”. E igualmente, Don Miguel de Cervantes aconsejaba: “Se templado en el beber, considerando que el vino demasiado ni guarda secreto ni cumple palabra”. Creo que ambas afirmaciones de hombres prestigioso nos crean un marco donde el saber beber es piedra angular en nuestra vida.

Y no podemos olvidarnos de Hipócrates, abuelo de la medicina occidental, cuando certificaba: “El vino es una cosa maravillosamente apropiada para el hombre si, en tanto en la salud como en la enfermedad, se administra con tino y justa medida”.

En este momento, en que tanto la prensa, los medios de comunicación y todas la redes difunden por activa y por pasiva las consecuencias fatales del exceso del vino, bien merece la pena refrescar nuestra mente con estos pensamientos tan claros y con citas de recomendaciones tan acertadas:

“Para conocer el origen y la calidad del vino no hay necesidad de beber todo un barril”. Oscar Wilde

“El amor es como el vino, y como el vino también a unos reconforta y a otros destroza”. Stefan Zweig

“Un vaso de vino en el momento oportuno, vale más que todas las riquezas de la tierra”. Gustav Mahler

Y, finalmente, en esta breve pincelada vinícola sobre la moderación sirvan esta afirmaciones para cimentar y apreciar siempre la moderación en el beber:

“No ahogues tus penas en vino, pues son de corcho y flotan”. Manuel Lorenzo

“El buen vino es una jovial criatura, si de él se hace buen uso”- W. Sheakespeare

“El primer vaso corresponde a la sed; el segundo, a la alegría; el tercero, al placer; el cuarto, a la insensaez”. Lucio Apuleyo

Amigo lector, espero que estas pinceladas sobre la moderación te sirvan de acicate para saborear un copa de buen vino, pero que igualmente te afiancen en la convicción que la mejor regla es beber con medida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here